jueves, 9 de abril de 2009

Autorizaron a Romina a rendir materias en la Universidad Nacional de Tucumán

“Yo sabía que iba a pasar algo bueno”, dijo Romina el domingo a las 22 y 30 hs. en el teléfono del Penal de mujeres donde se encuentra detenida. “Llamá ya a mi hermana para avisarle, que sepan todos, que estén contentos”, agregó.-

A esa hora del domingo 5 de abril se enteró Romina de que la habían autorizado a rendir libre las materias de la carrera de Derecho de la Universidad Nacional de Tucumán. Ella había casi perdido las ilusiones de poder estudiar una carrera universitaria este año cuando un oficio del Juez Llermanos le notificaba que no la autorizaba a estudiar en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Jujuy por no haber cumplido aún la mitad de la condena, y no estar permitido por ello las salidas transitorias.-

Pero esas ilusiones o desilusiones, luchaban entre sí, y la llevaron a sacar un ocho la semana pasada en una de las dos materias que debía del secundario. Claro, la batalla para que se le permitiera estudiar llegaba por los medios, y la entusiasmaba. Como la entusiasmó que después de ser absolutamente aislada cuando fue víctima de agresiones dentro del Penal, las denuncias públicas culminaran con que el Juez Gutierrez (no Llermanos, que es el juez de su causa) hiciera lugar a uno de los habeas corpus presentados y se terminara en forma inmediata con su aislamiento.-

Decidimos hacer una apuesta mayor, que Romina estudie Derecho, la carrera que ella desea, en carácter de libre, a fin de lograr la profesión con la que ella pretende ganarse la vida al salir de la prisión, “ayudando a otras mujeres violentadas”, como siempre dice. Y que lo haga en la Universidad Pública que ofrece dicha carrera más cercana a Jujuy.-

La apuesta contó con un nuevo reclamo al Juez Llermanos por parte de la defensa de Romina, fundamentando que el Estado es garante de la educación también y especialmente en la cárcel (por imperativo constitucional) y que no había impedimento legal alguno que pudiera obstaculizar que Romina se forme en una profesión que permita su “reinserción en la sociedad” al salir de prisión (sociedad de la que, debemos decir, no está aislada, desde que un movimiento tan importante la acompaña y lucha por su libertad desde hace seis años.)- Si el Estado, por el motivo que fuese, no llevaba esta posibilidad a la cárcel, debía permitirse que Romina se trasladara a la Universidad.

La apuesta tuvo su hito más importante en Buenos Aires, donde una conferencia de prensa con distintas organizaciones sociales, diputados, personalidades, puso énfasis en el derecho de Romina a estudiar, en que se garantice su vida dentro de la cárcel luego de las agresiones sufridas alimentadas por el Servicio Penitenciario, y en el pedido de arresto domiciliario de Romina, a fin de cuidar su integridad, que le permita estudiar en mejores condiciones, y teniendo en cuenta que ella no es peligrosa y jamás intentó darse a la fuga.-

Esta conferencia fue rodeada por varias entrevistas con autoridades nacionales, de parte de la hermana, Mirta Tejerina, siempre acompañada por el movimiento que tanto rodea a Romina y a su familia..-

Y desde ya, la movida tuvo su eco en los medios de comunicación nacionales, que llegaron a cada punta del país.-

También fue importante la movilización de la Multisectorial de la Mujer de Jujuy el 8 de marzo, que entrevistó al Juez Llermanos, y de multisectoriales de otras localidades, donde también se exigió que se garanticen los derechos de los que Romina debe gozar.-

El pedido judicial de arresto domiciliario se realizará en la fecha en que llegarán a Jujuy diputados y senadores nacionales, personalidades y organizaciones sociales de todo el país, dispuestos a seguir luchando por la libertad de Romina y por su integridad física, entrevistándose junto a diputados y organizaciones provinciales con las distintas autoridades de Jujuy.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario